lunes, 2 de septiembre de 2013

Juguetes de hoy y siempre

Entre las muchas cosas nuevas que os quería contar está mostraros la cantidad de juguetes deliciosos que me voy encontrando a medida que mis pequeños van creciendo. Hace años no me fijaba en las jugueterías. Hoy, sin embargo, son establecimientos en los que me gusta perderme. Porque, tengo que confesarlo, ¡tengo una gran facilidad para encontrar objetos maravillosos para llevarme a casa!

Por eso, iré haciendo distintas entradas con los juguetes que me encantan por su diseño, por sus posibilidades de juego y por su durabilidad.

En esta primera entrada de la serie Juguetes de hoy y siempre, tengo que mencionar a ya un clásico, porque a ver quién con hijos pequeños no ha caído en la tentación de comprar algún juguete de Ikea.





El gigante sueco tiene una gran sensibilidad hacia el mundo de los más pequeños y su catálogo de juguetes está orientado fundamentalmente a la primera infancia, así que por casa ya han pasado unos cuantos. Además, cumplen la regla de las tres B: buenos, bonitos y baratos.

Hoy aquí os hablo de los que más utilizó Aitor en sus primeros meses y que ahora Alain empieza a disfrutar; así como del juguete con el que Aitor quizás haya pasado más horas jugando: su tren de madera.





Estos son los primeros juguetes que tuvo. El libro de tela de la colección Circus es una delicia, aunque antes tuvo otro similar pero con dibujos relativos al bosque, también de Ikea. El móvil decoraba la lámpara de nuestra habitación y los vasos desaparecieron de tanto jugar con ellos, así que volveré a comprar unos en cuanto pueda, porque son bien chulos -formas y colores distintos. Por último, el gimnasio para bebés lo han utilizado los dos durante sus primeros meses. Ahora que Alain ya gatea, jugará con él ya sentado.




Estos otros tres juguetes son también lindísimos. La casita de madera es para bebés a partir de seis meses. La verdad es que me acabo de dar cuenta de que aún lo tengo en el trastero, así que en cuanto vuelva de vacaciones se lo bajaré a Alain. Recuerdo que al principio, a Aitor le costaba mucho introducir cada forma en el tejado y cómo poco a poco empezaba a fijarse en las figuras y a girar su muñeca para meter cada pieza en cada agujero.

El faro lo hemos tenido hasta hace no tanto. Está recomendado para bebés a partir de doce meses. Inicialmente se divertía sacando los aros del mástil, y luego empezó a meterlos, con gran dificultad al principio. Colocaba los aros de manera aleatoria y poco a poco aprendiendo los colores y los tamaños, fue construyendo el aro tal cual lo veis.

El muñeco es Juan. Un muñeco de trapo de raza negra al que Aitor no ha hecho ni caso. Empeñada en ofrecerle una educación no sexista, he cuidado en la medida de lo posible que no tuviera sólo juguetes de niños. Sin embargo, su interés por los coches, por todo tipo de vehículos, de máquinas o por el balón contrasta con la indiferencia que muestra hacia los muñecos. En fin, qué le vamos a hacer. Juan decora la cama durante el día, junto con un par de osos de peluche enormes, y por la noche va directamente al suelo, amontonado.




Como os decía, y respondiendo a sus intereses, más tarde le compramos la tabla de martillar, la grúa con formas y los coches. Ha jugado con ellos, aunque nada supera el entusiasmo que pone cuando juega con el tren, al que hace recorrer cada vez más y más kilómetros, subir, bajar, atravesar túneles...





Por último, os muestro el próximo juguete que compraremos a Aitor: un ábaco. ¡Me encanta!




Seguro que tenéis algún juguete de Ikea por casa, ¿cuál es vuestro preferido? ¿qué juguete le gusta más a vuestros pequeños?


Feliz lunes




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...